El Coronavirus, patrón oro y el Estado nación ante la globalización de las corporaciones.


Carlos Jara Cuevas

Londres 11/03/2020

Analista de Política Internacional experto en políticas públicas y cooperación al desarrollo. Especial prensa internacional para Gaceta Ucayalina.


Estamos en un peldaño más de la crisis económica financiera, energética y monetaria a nivel planetario y no descansara hasta el 2025 y hasta la tendencia de la recuperación en el 2060 según pronósticos de organismo internacionales. La gran triada de países como EEUU, China y Rusia, esta enfrentándose en esos niveles, es una farsa sostener que la crisis económica y la recesión mundial actual es responsabilidad del “Coronavirus” (nombre que suena a marketing al estilo de las hamburguesas y las Pizzas o al perrito caliente o hotdog, es la campana de la estrategia mediática mundial).


Esta crisis viene desde el 2008 de ámbito global, la caída del modelo especulativo financiero de crecimiento y endeudamiento público y de rescate en favor de las grandes corporaciones financieras del mundo llego a su fin solo que está en fase terminal. Pero el coronavirus no es la pandemia mundial sino la estrategia de control de las sociedades y los individuos a través del control social mediático, esto es un experimento de “ingeniería social eugenésica”. La pobreza actual guarda una nueva brecha abismal, las economías productivas y transformadoras se están enfrentando al modelo financiero especulativo bancario. El retorno del patrón oro y la sustitución del patrón petrodólar muestra el problema umbilical del modelo capitalista a la par de la 4ta revolución tecnológica industrial, el 5g que modificaran el sistema político imperante neoliberal de hace 40 años hoy agotado, advertido por Econ.Krugman y Econ,Niño Becerra. Aquí se golpea a China a Rusia y a Donald Trump. El hambre, la tbc, el dengue, el ebola y diversas enfermedades pandémicas y sus variedades de canceres no hacen más que desviar otro hecho que es los intereses de política global de las farmafias(industrias farmacéuticas) en relación al Coronavirus con el plan de la Eugenesia social y económica frente a los más de 7 mil millones de seres humanos conviviendo en el planeta tierra, reviviendo las teorías neomalthusianas, neodarwinistas y racistas frente al llamado “peligro amarillo”. Recuperar el Estado Nación ante la globalización especulativa financiera privada se pone en agenda ante un hecho que más parece una guerra mundial planetaria sin bombas sin confrontación de guerras electrónicas aquí como en 1938 se repite el mensaje radial del actor Orson Wells en New York cuando dijo que “nos invaden los extraterrestres”, esos extraterrestres de la desigualdad humana son las tres cuartas partes del planeta, la pobreza y la extrema pobreza.


La OCDE habla por los intereses de la banca mundial especulativa es decir su burocracia se reduce a ser pregoneros de una parte del poder mundial pues asi sean veinte países no constituyen un referente de la magnitud que es EEUU, China y Rusia. La ONU ya cumplió su papel después de la segunda guerra mundial ante el conflicto Este y Oeste, hoy exige una nueva organización mundial de las naciones y un nuevo contrato monetario financiero, energético y tecnológico mundial para reemplazar a los acuerdos de Bretton Woods de mediados de los años 40 del siglo XX. Vamos a una guerra, no, ya estamos en una guerra mundial a escala planetaria y el mejor instrumento es el poder mediático y sus corporaciones que calan en el gran mundo virtual de la información y de las nuevas tecnologías en el control de la conciencia social. Vayamos a entender el Brexit con Inglaterra y su salida de la Unión Europea prácticamente Inglaterra está recuperando sus intereses nacionales con Boris Jhonson donde primero son los británicos antes que todos.


La Unión Europea no es un referente que incida hoy en día en el actual proceso que sigue esta crisis sino está subordinada a las decisiones de la economía norteamericana de la cual depende económica y militarmente muy a pesar del bloque franco-alemán que depende financieramente del petrodólar y su relación con el Euro.


En términos generales el modelo global neoliberal financiero especulativo de las corporaciones se enfrenta al Estado nación industrial tecnológico financiero. Esto afecta al modelo global de la militarización a escala mundial su financiamiento y su producción en el modelo termonuclear, lo ultimo sucedido en Siria con los ataques de Turquia y la intervención de la guerra tecnológica de Rusia muestra el nivel de la tecnología militar y digital al punto que EEUU paso de comprometerse en ayudarla con la OTAN. La crisis del precio del petróleo demuestra quien produce más petróleo y quien lo consume y sobre todo cuando al proveedor no le compran como sucede ahora el precio cae y con ello arrastra a toda la economía mundial, hoy en Brent y New York el precio del crudo es de 33 dólares con tendencia a la baja y Rusia a dicho que no bajara su producción y también Arabia Saudita.

Cuando hablamos de la cuarta guerra mundial estamos explicando este momento que no ha necesitado de bombas, de grupos terroristas tipo Isis, guerrillas izquierdistas, musulmanas, africanas absolutamente nada pues la economía del capitalismo planetario está entrando a un nuevo proceso de reordenamiento de toda la vieja estructura económica y de sus organizaciones internacionales que ya agotaron su existencia, la era digital la era de la información es el campo de la nueva guerra mundial. Por ejemplo las alternativas de ultraderecha, las socialdemócratas, el comunismo edulcorado light, los radicalismos de izquierda y los nacionalismos étnico político expresan los restos del viejo modelo que se cae, ante esta incertidumbre es necesario formular un nuevo concepto de sistema democrático en función del bien común de todos los ciudadanos y de hecho caminamos en estas décadas a un nuevo reordenamiento económico mundial y de sus instituciones.


Hoy mismo aquí en Londres me comenta Charles Vincent Jara, se vive un estado de guerra, todos los supermercados se han quedado vacíos los escaparates se han quedado sin alimentos y sin agua, el gobierno declara un Estado de emergencia, todos en sus casas, escondidos la seguridad nacional se convierte en una suerte de Estado de guerra donde el enemigo es la desinformación y la propaganda digital. Igual sucede en España, en Italia entre otros, hace recordar en el caso español cuando se dio la invasión a Irak por parte de la OTAN y el bombardeo a Yugoslavia de que la población salió despavorida a abastecerse de alimentos y agua como si la guerra la tuvieran en las calles de sus vecindarios.


En el caso del Perú donde hace unos meses el gobierno del Presidente Martin Vizcarra a través de un comunicado expuso el estado de la anemia en la población paso desapercibido como si fuera una noticia policial de asalto y robo y sin embargo hace poco salió en la prensa para llamar a la población a una alerta por el Coronavirus tanto así que el ministerio de salud sale a la prensa a presentar sus planes de contingencia para enfrentar una pandemia que los medios de prensa en el mundo han puesto al planeta al borde de la extinción. Otro gran desajuste social es la llegada de la inmigración descontrolada de venezolanos y colombianos desatando una anomia social nunca antes visto en la historia nacional.


Una desgracia que en democracias corruptas se den estos escenarios cuando en el caso de Perú, la anemia, el dengue el tbc son la pandemia nacional junto a la desnutrición y la anemia a escala nacional de la población peruana, un país rico en recursos naturales e hídricos con un gran enjambre de extrema pobreza humana en donde la teoría de la eugenesia social se hace realidad por que la clase política mira a otro lado esperando un crecimiento económico primario exportador.

Hace poco se ha legitimado con el voto popular la elección del nuevo Congreso peruano esa legitimidad representativa puede ser una oportunidad para construir la gobernabilidad para una transición política inconclusa en este escenario de la crisis mundial con la caída del petróleo, el petrodólar y el arribo del oro en el mercado mundial.


Ojala que los bancos privados en el Perú no estén pidiendo al Estado peruano un rescate financiero ante la crisis que también pronto les tocara fondo. Finalmente es tarea ciudadana recuperar hoy la República del Perú y sus fronteras de la nueva integración mundial para los peruanos.

44 vistas